martes, 23 de junio de 2009

Los Alloa de Chieri, Casalgrasso y Murello


 Duomo di Chieri

La ciudad de Chieri cuenta con 33.000 habitantes y se encuentra en el área metropolitana de Turín, a unos quince km de ésta. De origen romano, fue desde la Edad Media “libero comune” e importante centro comerciale, dedicado principalmente a la industria textil. Posee un riquísimo patrimonio arquitectónico, cuyos exponentes religiosos y civiles son admirables ejemplos del gótico y el barroco. Entre ellos son dignos de mención el Duomo y el Arco erigido en homenaje a Manuel Filiberto y Carlos Manuel I de Saboya.

Casalgrasso se encuentra en la llanura de Saluzzo, en la margen derecha del río Po, a escasa distancia de la confluencia de los torrentes Varaita y Maira. Según la tesis más atendible, el nombre de la ciudad derivaría de “casali”, denominación de las modestas viviendas que constituían el primer asentamiento humano. Posteriormente se añadió el adjetivo “grasso”, con el que se aludía a la fertilidad de las tierras. Los orígenes de la población datan de pocos años antes del siglo X. En el transcurso de su historia, Casalgrasso a menudo se vio involucrada en actos bélicos: en 1690, después de la batalla de Staffarda, fue destruida por un incendio provocado por el ejército francés encabezado por Catinat. Sus principales monumentos son: el antiguo castillo rodeado por un palacio construido en el siglo XVII; la Rocca di Carpeneta, fortificación cuya torre cuadrangular data del siglo XII, y la Parrocchiale di San Giovanni Battista.

Desde 1300 se encuentran en Chieri familias de apellido Alloa. Según G. Mola di Nomaglio, es legítimo conjeturar que los Alloa que residen en la ciudad de Chieri desde el siglo XIV y los Aloa de Casalgrasso del siglo XV eran oriundos de Carmagnola. A decir del autor, si los Aloa de esta segunda localidad no eran nobles eran por lo menos notables de la ciudad.

En lo referente a los Alloa de Chieri del siglo XIV, véase Statuta et capitula Societatis Sancti Georgii seu Populi Chariensis - Vol I.

Los registros catastrales del Archivio Storico Comunale de Chieri de fines del siglo XVI nos permiten saber que Giovanni Andrea Alloa, Giovanni Agostino Alloa, Andreana Alloa, que residían en el barrio Gialdo, y Giovanni Giacomo Alloa, vecino del barrio Albussano, eran propietarios de bienes inmuebles en la mencionada ciudad.

Véase asimismo Statuta et capitula Societatis Sancti Georgii seu Populi Chariensis - Vol II.

De entre los miembros de la familia de Chieri, es preciso destacar aquí a Giovanni Alloa –probablemente uno de los que acabamos de citar– a quien se le confiere gran importancia en las actas comunales aludidas en los Atti della Reale Accademia delle Scienze di Torino de 1814.

"... este nuevo documento nos permite mostrar aquí el gran sello con que dicha Comuna ratificaba invariablemente, tal como se estilaba entonces, todas las actas solemnes y de consideración. Con ello queremos referirnos al acta de otorgamiento de la calidad de ciudadano o burgués, conferida el 17 de abril de 1555 a cierto Giovanni Alloa, siendo el Consejo Mayor presidido por el sumo magistrado Giovanni Camotto. Tal sello representa a los dos patronos de la ciudad: San Guillermo y San Jorge…" (op. cit., mi traducción, H. A.)

Asimismo, según consta en el Archivio della Confraternita del S.S. Nome di Gesù in San Bernardino, el ya mencionado Giovanni Andrea Alloa es nombrado, el 24 de junio de 1589, rector de dicha cofradía, la cual funcionaba en la capilla del primer claustro del convento de los Franciscanos, actualmente sede del palacio municipal de Chieri. El 25 de diciembre del mismo año pasa a desempeñar el cargo de vicerector.

Del linaje de los Alloa de Casalgrasso se guarda memoria de Giovanni Domenico († ant. 1606), quien fue sindaco del municipio en el año 1600, y de su hijo Orazio Alloa, el cual desempeñó el mismo cargo que su padre en los años 1606 y 1618.

Murello se encuentra en la llanura cuneense inferior, a orillas del torrente Varaita. En la Edad Media fue feudo de los Caballeros de Malta, de los Marqueses de Saluzzo y finalmente pasó a formar parte de los dominios de la casa de Saboya. Surgen en su territorio dos castillos: el Castello dei Cavalieri, con su torre almenada del siglo XV, y el Castello di Bonavalle, asentamiento agrícola fortificado. Tres son los principales monumentos religiosos de Murello: la Parrocchiale di San Giovanni Battista, la Chiesa della Confraternita y el Santuario della Madonna degli Orti, santa patrona de la ciudad.

 Parrocchiale San Giovanni Battista - Murello

Oriundo de Murello fue el renacentista Leonardo Aloa, profesor de gramática y autor del Contentio Dearum de Pedemontis principatu..., publicado en Turín en 1511 y actualmente conservado en el Archivio Storico Civico - Biblioteca Trivulziana de Milán. Al referirse a los maestros de los pequeñas localidades piamontesas, Girolamo Tiraboschi, autor de la Storia della Letteraura Italiana, expresa: “Anche ne’ villagi si aprono scuole. Nè solo le popolose città, ma i villagi ancora vedeansi talvolta onorati da qualche celebre professore che ivi apriva pubblica scuola” [esp.: También en los pueblos se crean escuelas. No sólo las populosas ciudades, sino asimismo los pueblos se honraban a veces con la presencia de algún célebre profesor que daba clases públicas], a lo cual añade en términos elogiosos:

“Cual demostración cada vez más clara de que también los pueblos tenían en aquellos tiempos sus maestros de gramática, el ilustre señor barón de Vernazza me ha señalado a cierto Gabriel Carlo, maestro de Govone, en las cercanías de Alba [...] y a Leonardo Aloa de Murello, quien ejerce el magisterio en Virle, pequeña aldea de la Provincia de Turín, y de quien se ha imprimido en 1511, en Turín, una carta titulada Clarissimo heroi Joanni Philippo Solaris ex Dominis Monasterolii, con la mención Ex nostra Academia Virlarum” (G. Tiraboschi, op. cit., 1824 : 1634-1635, mi traducción, H. A.)

Hugo Alloa - Con el correr de las generaciones, Córdoba, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada