martes, 23 de junio de 2009

Anita Alanda de Alloa (1921 †1984)


Anita nació el 12 de abril de 1921 en la localidad santafesina de Colonia Margarita. Sus padres fueron Bartolomé Alanda y Irene Bianciotti, ambos hijos de inmigrantes piamonteses afincados en la Argentina, los primeros desde 1882 y los segundos, a partir de la década siguiente. Fue bautizada el 15 de mayo de 1921 en la Parroquia San Vicente de Paul del pueblo de San Vicente y fueron sus padrinos su abuelo paterno Bartolomeo Luigi Alanda (1850-1929) y su abuela materna Maria Rosa Montarsino (1886-1964). Seis fueron los hermanos que le siguieron: Bartolomé Segundo, Mariquita, Miguel, Ida Magdalena, Fermín y Agustín. Los primeros años de su infancia transcurrieron en el campo y concurrió a la escuela de su pueblo, donde enseñaba a leer y escribir su tío Bautista Alanda. Para evitar que la niña debiera ir y venir entre su casa y la escuela, como lo hacían muchos otros hijos de campesinos, sus padres habían conseguido que su tío el maestro y su mujer, Lucía Dechiara, la tuvieran en su casa. Aquellos años transcurridos bajo el riguroso control de la autoritaria tía no dejaron en Anita muy agradables recuerdos. Pero la dura disciplina a que había sido sometida acabó pronto, cuando sus padres, tras la llegada de otros hijos, requirieron de su ayuda en la casa. Y así fue como poco a poco Anita fue transformándose, para sus pequeños hermanos, en una segunda mamá. Dar de comer, cambiar pañales, acunar y otras tantas tareas domésticas serían su permanente ocupación hasta pasado el año 1930, cuando ya la familia no aguardaba la llegada de otro niño. Esta primera etapa de su vida, que transcurrió entre Colonia Margarita y San Vicente, culminó cuando sus padres, después de un breve paréntesis en Campo Quiñones, se radicaron en San Martín de las Escobas. Algunos años más tarde, sus salidas dominicales consistirían principalmente en ir a la Iglesia San Martín de Tours, donde después de oír misa, se reunía con otras jovencitas con quienes compartía orgullosamente el título de Hija de María. Pero los sábados también se iba al danzante y en una de esas ocasiones Anita conoció a Ricardo.

Vino entonces el loco amor, y pocos meses transcurrieron antes de que se casaran...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada