jueves, 19 de junio de 2014

Visita a Mondovì y alrededores



En nuestro paseo de hoy vamos a recorrer las calles de Mondovì y de algunas localidades vecinas. Mondovì es, conjuntamente con Cuneo, Alba, Bra, Fossano, Savigliano y Saluzzo, una de las llamadas "sette sorelle" (esp.: siete hermanas), o sea las siete ciudades más importantes de la Provincia de Cuneo. La ciudad se particulariza por extenderse en tres niveles diferentes: el rione Piazza (esp.: barrio de la plaza) en la cima de la colina; Breo, Pian della Valle, Carassone, Borgato y Rinchiuso se encuentran en la parte baja, a orillas del torrente Ellero; por último, el rione dell'Altopiano (esp.: barrio del altiplano), zona moderna y residencial de la ciudad. Mondovì fue fundada, al igual que Cuneo, en 1198, tras la destrucción de la ciudad carolingia de Bredulo. Fue comuna libre hasta 1200, cuando el obispo de Asti, secundado por los marqueses de Ceva, la expugnaron y fue destruida en 1231. Resurgió en 1232 y adhirió a una liga con Milán, Cuneo y Savigliano, gracias a lo cual pudo resistir a un nuevo ataque de Asti. En 1260, fue ocupada por Carlos I de Anjou, cuyos dominios se extendían por gran parte del Piamonte. Fue por entonces cuando apareció por primera vez en la historia el nombre Piamonte, con el que se denominaba a las posesiones de los Anjou situadas, para quienes llegaban de Provenza o Lombardía, al pie de los montes. En 1274, Mondovì fue nuevamente sometida por el obispo de Asti. En 1295, obtuvo, mediante pago, el reconocimiento de su autonomía comunal. Los amplios derechos y privilegios conseguidos por la ciudad dieron origen al nombre Mons Regalis con que se la conoció en toda la Edad media. En 1305, comenzó la segunda dominación de la ciudad por parte de los Anjou, a quienes les sucedieron los Visconti, los marqueses de Monferrato, los Acaya y en 1418, los Saboya. Desde entonces hasta el siglo XVI, el crecimiento de Mondovì fue incesante, llegando a ser la ciudad más populosa del Piamonte. En ella se publicó en 1492 el primer libro editado en el Piamonte. Entre 1560 y 1566, fue sede la Universidad piamontesa. En 1537, Mondovì fue ocupada por los franceses, en cuyas manos permaneció hasta 1559. En 1560, Manuel Filiberto restauró el dominio de la casa de Saboya en todos los territorios monregalesi. Un rol relevante en la historia de Mondovì fue el de las revueltas contra los duques de Saboya, conocidas como las "guerras de la sal", que tuvieron lugar entre 1680 y 1699. Fueron tres insurrecciones populares en defensa de las antiguas autonomías y franquicias comunales, denegadas por el duque de Saboya, cuyas miras eran la creación de un estado absolutista inspirado en el de la Francia de Luis XIV. En 1796, Mondovì fue ocupada por las tropas napoleónicas. En 1814, después de victorias y reveses militares durante la ocupación francesa, Mondovì fue restituida a la casa de Saboya, cuyas vicisitudes siguió hasta el advenimiento de la República de Italia. Entre sus obras arquitectónicas destacan: la catedral San Donato, las iglesias San Fracesco Saverio y Santi Giovanni ed Evasio, la capilla Santa Croce con sus ciclos de frescos góticos, la Sinagoga, el palacio Fauzone di Germegnano, el palacio del Municipio, el Tribunale. Cabe citar asimismo el funicular que comunica el centro histórico de Piazza con el barrio Breo.   


Mondovì - Municipio
Mondovì - Piazza Maggiore
Mondovì - Piazza San Pietro
Cattedrale San Donato
Mondovì - San Francesco Saverio
Affresco della Cappella di Santa Croce
Affresco della Cappella di Santa Croce
Affresco della Cappella di Santa Croce
Mondovì - Santi Giovanni ed Evasio
Interno della Sinagoga
Mondovì - Palazzo Fauzone di Germagnano
Mondovì - Tribunale
Mondovì - Funicolare
Dejamos a nuestras espalda la ciudad de Mondovì y nos dirigimos, en dirección noroeste, hacia el valle del torrente Pesio, en cuya margen derecha nos encontramos con Rocca de' Baldi. Su nombre deriva de la expresión latina Roca Ubaldi, en referencia a su posición en la cima de un peñasco en la cual un miembro de la familia Morozzo, de nombre Ubaldo o Robaldo, mandó construir una torre, núcleo del actual castillo, para proteger el lugar. Con el correr del tiempo, dicho castillo y el burgo circunstante fueron perdiendo su función defensiva y quedaron aislados de las principales vías de comunicación, razón por la que se fue conformando, en la otra orilla del torrente, un caserío denominado Crava, en el que acabó instalándose el municipio. Las principales obras arquitectónica de Rocca de' Baldi son: el castillo, la Torre civica, las iglesias Santa Maria Vergine Assunta (1798) y San Marco Evangelista (1577), la abadía Santa Maria del Castello (1650), el antiguo palacio municipal, el actual palacio municipal.       

Para información sobre la historia de Rocca de' Baldi, véase aquí.

Castello di Rocca de' Baldi
Rocca de' Baldi - via Umberto I
Rocca de' Baldi - Piazza Roma e
campanile di Santa Maria Vergine Assunta
Rocca de' Baldi - ex Municipio
Rocca de' Baldi - Municipio
Rocca de' Baldi - Torre civica
Rocca de' Baldi - San Marco Evangelista
Rocca de' Baldi - Badia di Santa Maria del Castello
Rocca de' Baldi - Badia di Santa Maria del Castello
Siguiendo unos kilómetros hacia el noreste, por la carretera que se extiende a lo largo del torrente Ellero, y doblando luego a la derecha, llegamos a Briaglia. En 901, este antiguo burgo de orígenes romanos fue sometido a la autoridad de la señoría de Asti. Posteriormente, pasó a formar parte del feudo de Vico. Al igual que Mondovì y otras localidades del Monregalese, participó en las guerras de independencia y de "la sal". Con el desmembramiento de las tierras de Mondovì, fue anexado a Vico y en 1722 se convirtió en feudo de Giuseppe Derossi di Usseglio. Finalmente, en 1796, alcanzó el rango de comuna autónoma. En Briaglia nos esperan dos hermosas obras arquitectónicas: la iglesia barroca de Santa Croce (1889) y la Confraternita di San Giovanni Evangelsita.   

Briaglia - Santa Croce
Briaglia - Confraternita di San Giovanni Evangelista
La última visita de nuestro recorrido la dedicamos a Niella Tanaro. Varios siglos antes de Cristo, el antiguo pueblo de los Ligures Bagienni se asentó en la zona situada en la confluencia del río Tanaro y el torrente Corsaglia, dando origen al "Pago Nizielo", la actual Niella Tanaro. Entre los siglos IV y VI, su territorio fue integrado a los dominios de Asti. Posteriormente, fue sometida por los lombardos y los francos del emperador Carlomagno, bajo cuya dominación sufrió los ataques de los sarracenos. Anexada luego al condado de Bredolo, tuvo un período de progreso y recuperación económica. Alrededor del año 1000, se construyeron la actual iglesia San Bartolomeo y un castillo. En 1142, en virtud del acta de división de bienes y posesiones del marqués Bonifacio de Savona, el Castrum Nigella fue conferido al marquesado de Ceva, cuyas vicisitudes siguió durante varios siglos. Tras la desaparición del imperio napoleónico, Niella Tanaro pasó a integrar definitivamente los dominios de la casa de Saboya. Entre sus obras arquietectónicas destacan: el castillo, la iglesia parroquial Beata Vergine Maria Assunta con sus preciosos frescos, la ex Confraternita dei Disciplinanti di Sant'Antonio, las capillas Sant'Anna y San Bernardo.     
Niella Tanaro - Castello
Niella Tanaro
Niella Tanaro - Parrocchia Beata Vergina Maria Assunta
Niella Tanaro - Confraternita di Sant'Antonio
Niella anaro - Cappella di Sant'Anna
Niella Tanaro - Cappella di San Bernardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada