viernes, 20 de junio de 2014

Por los valles Casotto, Corsaglia, Maudagna y Ellero



Hoy, comenzamos nuestro recorrido de los valles monregalesi por Vicoforte. Este municipio, conocido antiguamente como Vico, se encuentra en el valle del torrente Corsaglia, a 30 km al este de Cuneo y a 9 km al suroeste de Mondovì. En la alta Edad media, formó parte del condado de Bredulo. En 1118, compartía las zonas boscosas circunstantes con el obispo de Asti. En 1210, se otorga su primer código de leyes escritas, fruto de la recolección y redacción de las Consuetudini di Vico. En 1231, pasó a formar parte del distretto monregalese y a depender por tanto de la ciudad de Mondovì, situación que perduró a lo largo de toda la Edad media. El 19 de julio de 1698, por edicto del duque Víctor Amadeo II, fue integrada a los dominios de la casa de Saboya. En el siglo XVII, participó activamente en la "guerra de la sal", durante la cual los insurrectos ocuparon y destruyeron la fortaleza. En razón de tales actos de rebeldía, una parte de la población fue deportada a Vercelli, se separó a Vicoforte de la ciudad de Mondovì y en 1722 se la confirió en feudo a Giuseppe Gerolamo Derossi di Usseglio. En 1748, fue adquirida por los Ferrero de Ormea, quienes la poseyeron hasta la desaparición, en 1796, de los derechos feudales. En el siglo XX, Vicoforte pagó un pesado tributo de vidas en la lucha contra el nazi-fascismo. Las obras arquitectónicas de Vicoforte son: el Santuario della Natività di Maria, el ex monasterio cistercense, las iglesias Santi Giovanni e Donato, Santi Pietro e Paolo y San Grato.        
 
Vicoforte - Santuario della Natività di Maria
Vicoforte - facciata del Santuario
Vicoforte - ex Monastero Cistercense
Vicoforte - Santi Giovanni e Donato
Vicoforte - Santi Pietro e Paolo
Vicoforte - San Grato
Al este de Vicoforte, a orillas de la carretera que conduce a Lesegno, se encuentra San Michele Mondovì. Este municipio, atravesado por el torrente Corsaglia, se encuentra a 41 km al este de la ciudad de Cuneo. La historia de este burgo se remonta a épocas antiguas. Según reza un documento de 1113, perteneció al condado de Bredulo. Posteriormente, fue feudo de varios señores: los Monteacuto, los Della Torre, los Carassone y el obispo de Asti, quien en 1198 lo cedió al marqués Guillermo de Ceva. En 1295, el marqués Jorge II el Enano lo puso bajo la protección del obispo de Asti, quien recobró así el control del lugar. En 1331, San Michele Mondovì se otorgó estatutos propios. Más tarde, se convirtió en feudo de diversas familias. El 19 de abril de 1796, en las inmediaciones de San Michele, tuvo lugar la batalla de la Bicocca di San Michele entre las tropas austro-piamontesas y francesas. Entre las obras arquitectónicas destacan: la iglesia neoclásica San Michele Arcangelo y las capillas Santi Gervasio e Protasio, Madonna di Guarene, San Bernardino, San Giacomo di Bicocca.         

San Michele Mondovì
Chiesa di San Michele Arcangelo
San Michele Mondovì - via centrale
San Michele Mondovì -  Cappella dei Santi Gervasio e Protasio
San Michele Mondovì -  Cappella Madonna di Guarene
San Michele Mondovì -  Cappella di San Giacomo (Bicocca)
San Michele Mondovì -  Cappella di San Bernardino
Al sur de San Michele Mondovì, en la orilla derecha del torrente Corsaglia, se encuentra Torre Mondovì. Antes del 1000, este antiguo burgo estuvo bajo el dominio de los longobardos, los carolingios y el condado de Bredulo. En el siglo XI, en un intento de protegerse de las incursiones sarracenas, se sometió a Asti. Con el surgimiento de las comunas libres de Montis Regalis (actual Mondovì), fue, conjuntamente con Montaldo y Roburent, una de las primeras villas en estrechar alianza con la nueva realidad política. En lo que respecta a su jurisdicción religiosa, permaneció adscrito hasta 1768 a la diócesis de Asti. Después de ser durante varios siglos dominio de los marqueses de Ceva, pasó posteriormente al ducado de Saboya. Al igual que otros burgos vecinos, combatió contra las tropas ducales en la "guerra de la sal", en la cual fue derrotado. Entre las obras arquitectónicas de Torre Mondovì y sus frazioni (esp.: caseríos) destacan: la iglesia parroquial dell'Assunta, la Torre civica, el Santuario di San Gottardo, la iglesia San Bartolomeo e Placido, la capilla Madonna del Pilone, la iglesia Santi Luigi e Carlo.      

Torre Mondovì - Chiesa Parrocchiale dell'Assunta
Torre Mondovì - Torre civica
San Gottardo - località Piano
San Bartolomeo e Placido - località Piano
Madonna del Pilone - frazione Roatta
Santi Luigi e Carlo - frazione Roatta
A poca distancia de Torre Mondovì hacia el suroeste, se encuentra Montaldo di Mondovì. El nombre de este pequeño municipio aparece por primera vez, en el año 1000, en un documento del emperador germánico Enrique III en el que se cita el "Romitorio di Sant'Ambrogio detto di Montaldo" (esp.: ermita de San Ambrosio, llamada de Montaldo). En 1200, la villa de Montaldo es propiedad del obispo de Asti, de quien pasará posteriormente a los duques de Saboya. Entre 1680 y 1699, Montaldo sufre graves pérdidas ocasionadas por la "guerra de la sal" entablada entre los habitantes del Monregalese y la casa de Saboya, cuya intención era abolir el antiguo privilegio de la libre compra de la sal e imponer, en su lugar, una gabela en todo el territorio. Al conflicto, que, como ya hemos señalado, concluyó con la victoria de las fuerzas ducales, le siguió la deportación de más de tres mil personas a los arrozales de la Baraggia Vercellese. Entre las obras arquitectónicas de Montaldo di Mondovì y sus alrededores destacan: el sitio arquelógico con las ruinas del antiguo castillo, y las iglesias dell'Assunta y Sant'Anna Collarea.      

Montaldo di Mondovì
Montaldo di Mondivì
Sito archeologico - resti del castello
Montaldo Mondovì - Chiesa dell'Assunta
Montaldo di Mondivì - Sant'Anna Collarea
Muy cerca de Montaldo di Mondovì, hacia el sureste, nos encontramos con Roburent. Este pequeño municipio se encuentra en la cima de una de las montañas que separan los valles Casotto y Corsaglia. Comprende los burgos históricos Piazza, Montà, Scarrone, Roà dei Garie, Roà dei Savi, Roà dei Mozzi, Sant'Antonio y Codevilla. Se encuentran asimismo en su territorio las localidades Pra di Roburent, San Giacomo di Roburent y Cardini. Sus antiguos orígenes se remontan a asentamientos de los Liguri Montani y luego, de los romanos. A lo largo de su historia, fue devastado por los invasores sarracenos del siglo X, por la ya mencionada "guerra de la sal" en el siglo XVII y a fines del siglo XVIII, por las guerras napoleónicas. Las obras arquitectónicas de Roburent y sus alrededores que merecen ser visitadas son: la iglesia parroquial San Siro, la Torre d'avvistamento, la iglesia San Giacomo, la pequeña iglesia de Vernagli, la iglesia San Giacomo (de San Giacomo di Roburent) y la Santissima Trinità (de Pra di Roburent). Entre los lugares de interés de las inmediaciones cabe destacar el lago de Roburent.        

Roburent - San Siro
Roburent - Torrione d'avvistamento
Chiesetta in frazione Vernagli
San Giacomo di Roburent
San Giacomo di Roburent - chiesa omonima
Pra di Roburent - Santissima Trinità
Lago Roburent
A pocos kilómetros al sur de Roburent, se encuentra Pamparato. Entre los siglos IX y X, este antiguo burgo romano sufrió los reiterados ataques de los sarracenos. En el siglo XIII, fue sucesivamente dominio del marquesado de Ceva, de la ciudad de Asti y de Carlos I de Anjou. En el siglo XIV, fue objeto de disputas entre los Saboya, los Anjou, los Visconti, los Acaya y los marqueses de Monferrato. En 1391, se otorgó sus primeros estatutos. En 1418, con la muerte del último Acaya, pasó a manos de los duques de Saboya. Los feudatarios que en el siglo XV tenían bajo su control las zonas de Pamparato, llamadas "parcelas", eran las familias Bonarda Mongarda y Beccaria, como asimismo el cardenal Mauricio de Saboya. En el siglo XVI, las parcelas de los Bonagarda Mongarda y Beccaria fueron heredadas, por vía matrimonial, por los señores de Pamparato, cuya ascensión socio-política los elevó a fines del siglo XVIII al rango de marqueses. La parte correspondiente al cardenal Mauricio fue cedida a la familia de los futuros condes de Giannazzo. En el siglo XVII, Pamparato se vio seriamente involucrado en la "guerra del sal". Entre sus obras arquitectónicas destacan: la iglesia parroquial San Biagio (1650), la capilla de San Bernardo con los preciosos frescos de Segurano Cigna (s. XV), el castillo Cordero Montezemolo (s. XVII), el Santuario dell'Assunta, el Oratorio di Sant'Antonio y la Parrocchiale di Santa Maria (de la frazione Serra).  
  
Pamparato
Pamparato - Parrocchia di San Biagio
Cappella di San Bernardo - affresco
San Bernardo - "Le preghiere dipinte" di Segurano Cigna
Pamparato - Castello dei Marchesi Cordero Montezemolo,
sede del Palazzo Municipale
Pamparato - Santuario dell'Assunta
Pamparato - Oratorio di Sant'Antonio
Serra Pamparato - Parrocchiale di Santa Maria 
Antes de alejarnos de Pamparato, no podemos dejar de visitar la frazione Valcasotto, con la iglesia de San Ludovico y el Castello Reale di Valcasotto, construido en parte sobre los basamentos de una antigua cartuja benedictina del siglo XII.  

Frazione Valcasotto - campanile di San Ludovico
Castello di Valcasotto
Castello di Valcasotto
Dejamos a nuestras espaldas Pamparato y nos dirigimos hacia el noroeste, por la carretera que, atravesando montañas, conduce al valle del torrente Corsaglia. Pasamos a la orilla oeste de dicho torrente y en la cima de una de las montañas (Monte Moro) que separan el valle Corsaglia del valle Maudagna, nos encontramos con Frabosa Soprana. Los orígenes de este pequeño burgo se remontan, entre los siglos III y V, al asentamiento estable de los pastores que practicaban la transhumancia entre el sur del Piamonte y la costa francesa. Frabosa Soprana, al igual que otras localidades vecinas de los valles Corsaglia, Maudagna y Ellero, forma parte del enclave lingüístico-cultural occitano (kyè) de los valles del Monregalese. En la baja Edad media, Frabosa Soprana, comprendida en el condado de Bredolo, se encontraba bajo el dominio del obispo de Asti. A fines del siglo XVI, pasó a integrar las posesiones del ducado de Saboya. En 1620, se convirtió, conjuntamente con Frabosa Sottana, en feudo de los marqueses Pallavicino. Actualmente, Frabosa Soprana es una moderna estación de deportes invernales, cuyas pistas atraen cada año millares de apasionados de la nieve. Su principal obra arquitectónica es la iglesia parroquial San Giovanni Battista (1701).  

Frabosa Soprana
Frabosa Soprana - Parrocchiale di San Giovanni Battista
Frabosa Soprana - campo di neve
A poca distancia de Frabosa Soprana, hacia el noroeste, se encuentra Frabosa Sottana. Este pequeño municipio está ubicado en la orilla derecha del torrente Maudagna, donde, antiguamente existían numerosos molinos. En razón de los frecuentes ataques de los sarracenos, Frabosa Sottana se transformó en un burgo fortificado. En el siglo XII, fue anexado a Frabosa Soprana, pero su fuerte expansión y su deseo de autonomía llevaron a una división de los territorios, que fue reconocida en 1596 por la corte ducal de Turín. Su obra arquitectónica de interés es la iglesia parroquial San Giorgio. En la frazione Miroglio, no podemos dejar de visitar las Grotte del Caudano y el Museo della Montagna
    
Frabosa Sottana
Frabosa Sottana - San Giorgio
Frabosa Sottana - frazione Miroglio
Grotte del Caudano
Museo della Montagna
Museo della Montagna
Siguiendo hacia el norte por la carretera que se extiende a lo largo del valle Maudagna, nos encontramos, a nuestra derecha, con Monastero di Vasco. El nombre de este municipio se remonta a la presencia, a fines del siglo X, de un monasterio benedictino del que quedan tan sólo los vestigios de una puerta de arco ogival. Al igual que tantos otros burgos vecinos, Monastero di Vasco perteneció en la Edad media al obispo de la ciudad de Asti. En el siglo XIV, fue saqueado e incendiado en las luchas que mantenían los ejércitos del marqués de Saluzzo y los príncipes de Acaya. Con la sucesiva clausura del monasterio, las tierras del mismo pasaron a propiedad del cardenal Francesco delle Rovere, futuro papa Sixto IV. Finalmente, Monastero di Vasco fue integrado a los dominios del ducado de Saboya. Entre sus obras iglesias y capillas destaca el Santuario Madonna delle Lame.

Monastero di Vasco
Monastero di Vasco - Madonna delle Lame
Desde Monastero di Vasco, nos dirigimos hacia el oeste hasta llegar al valle del torrente Ellero, en cuya margen derecha se levanta Villanova Mondovì. El asentamiento correspondiente al actual municipio surge a comienzos del siglo XIII, en la ladera del monte Calvario, donde se reúnen los habitantes de Graffiasco y Gragnasco huyendo de las inundaciones que afectan el valle del Ellero. En 1369, durante el sitio de Mondovì por parte de los milaneses, el duque Galeazzo Visconti mandó construir, en el lugar de la actual Villavecchia (frazione de Villanova), una fortificación y una iglesia dedicada a San Nicolás y posteriormente a Santa Catalina. Después de un período de dependencia de los Acaya, Villanova Mondovì pasó a manos de los Saboya, quienes lo cedieron sucesivamente en feudo al conde Francesco di Clermont, Stefano Donzello y Giovanni Faussone. En 1698, fue decretada su autonomía por decreto del duque Víctor Amadeo de Saboya. Sus obras arquitectónicas de interés son: las iglesias Beata Vergine Maria y Santa Caterina, y el Santuario di Santa Lucia. Otro lugar digno de ser visitado es la Grotta dei Dossi.  

Villanova Mondovì
Villanova Mondovì - Beata Vergine Maria
Villanova Mondovì - Campanile di Santa Caterina
Villanova Mondovì - Santuario di Santa Lucia
Villanova Mondovì - Grotta dei Dossi

Seguimos por la carretera a lo largo de la margen izquierda del torrente Ellero y llegamos al final de nuestro recorrido: Roccaforte Mondovì. En la Edad media, esta villa, al igual que todos los territorios circunstantes, estuvo sucesivamente bajo la jurisdicción de Asti, de los Acaya y finalmente, de los Saboya. Hacia fines del siglo XVII, atravesó uno de los períodos más dramáticos de su historia: la "guerra de la sal", con el saqueo y destrucción de las viviendas, y la deportación de la población a la zona de Vercelli. En 1698, el municipio de Roccaforte, al que se unió la villa de Prea, fue reconocido oficialmente por decreto del Amadeo II de Saboya. Durante la ocupación napoleónica, fue nombrado comandante de la Guardia Nacional Republicana Lorenzo Clerico, ex conde de Roccaforte, quien creó una suerte de milicia de resistencia secreta en contra del sistema monárquico. Ello determinó la presencia, en Roccaforte, de dos grupos adversarios: los resistentes filonapoleónicos de Clerico y los filomonárquicos, adeptos de los Saboya llamados "barbetti". La principal obra arquitectónica de Roccaforte es la iglesia San Maurizio, construida a comienzos del siglo XI. En la frazione Lurisia, no podemos dejar de visitar el renombrado establecimiento de curas termales Lurisia Terme.       

Roccaforte Mondovì
Roccaforte Mondovì - Municipio
Roccaforte Mondovì - San Maurizio
Lurisia Terme
Lurisia Terme


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada